El Becario (The Intern)

¡Hola, cineastas!

Hoy estoy muy contento. Y la verdad es que no tengo una razón exacta para estarlo… Aunque sí ha habido algo que me ha hecho volverme un poco más positivo. Sí, estoy hablando de la película del título: El Becario.

La verdad es que he visto miles de películas de Robert De Niro y de Anne Hathaway, pero en esta película, me quito el sombrero ante los dos. Pocas pelis he visto yo con un chute de esperanza tan bien implantado como esta. Me atrevo a decir antes de calificarla del 1 al 10 –como hago siempre- que ha sido la obra más soberbia de Nancy Meyers, desde “The Holiday”.

Veamos la sinopsis:

Ben Whittaker es un hombre que se encuentra buscando trabajo. Una gran empresa de modas se interesa en contratarle como becario, algo que Whittaker decide aceptar por la situación económica que hay y por la dificultad de encontrar trabajo cuando se tiene ya setenta años. Jules Ostin es la despiadada y fría jefa de Whittaker, aunque éste conseguirá endulzar el corazón de la jefa y convertirse en su máximo apoyo. Poco a poco Whittaker conseguirá hacerse con la confianza de todos y demostrar que la edad no es un límite, en ningún sentido.

the-intern-

A ver, empecemos por las correcciones. Esta sinopsis la he sacado de una página web de cartelera, y no estoy de acuerdo con la descripción que dan del personaje de Jules Ostin. ¿Fría y despiadada? Por favor, Hathaway no podría hacer de bruja por muchos Oscars que llegue a ganar. ¡Es la dulzura en persona! Cambiaría esa descripción por la de “excesivamente responsable y estresada”.

De Niro, el hombre de las mil caras, hace esta vez de hombre ya mayor. Para cinéfilos como yo es difícil verle en ese papel, yo sigo imaginándomelo en “Taxi Driver” o en “El cabo del miedo”, y me resulta de lo más deprimente ver cómo ha estado creciendo tanto. Pero así es la vida, ¿no?

1431624320_the-intern-zoom1

En su papel, el prometedor anciano becario nos ofrece una visión esperanzadora de todo lo que se puede llegar a conseguir dándolo todo de nosotros mismos, y nos hace ver que, a pesar de lo mayor que seas, nunca vas a perder la esencia que te define, ya sea trabajadora como espiritual.

Sin embargo, y teniendo en cuenta lo mucho que me conmovió el protagonista durante el largometraje, pido un fuerte aplauso virtual para nuestra querida Anne, quien hace el papel de jefa angustiada que ha olvidado lo que es dormir, y que a pesar de las piedras que se topan en su camino, ella no deja que la hagan tropezar. ¡Bravo por ella y por el personaje!

Article Lead - wide1000899834gjwrftimage.related.articleLeadwide.729x410.gjwr96.png1443771809533.jpg-620x349

Realmente, pocas veces se ven personalidades así hoy en día. Curiosamente, lo más gracioso de Anne Hathaway interpretando este papel ha sido que, junto al vestuario que llevaba, en cierto modo la película parecía la secuela de “El diablo viste de Prada”, esta vez siendo ella ascendida por Meryl Streep.

Hablando del vestuario, también me he quedado conforme. No solo los looks modernos y neoyorquinos de Jules daban la nota, también el aspecto hípster brooklyniano de los personajes secundarios, y como no, los trajes clásicos de la época de nuestros abuelos que llevaba Ben. Aunque, para qué negarlo… ¡Menudo vestidor tiene el tío!

the-intern-4

Dejando la vestimenta y a los dos grandes de la interpretación a un lado, podemos fijarnos en la aparición de dos actores secundarios de la serie Modern Family (Adam Devine como Andy y Celia Weston como Barb Tucker, la madre de Cam), al malvado “destroza-grupos” de Cómo Conocí A Vuestra Madre (Andrew Rannells) y a una nueva aparición estelar: el pelirrojo Anders Holm, interpretando al marido florero de Hathaway.

Por darle un punto negativo…, me ha dolido mucho que al tratarse de Nueva York, una ciudad que realmente admiro y aprecio por su belleza urbana, saquen muy poca chicha de los paisajes y fondos, todo era demasiado interior e industrial. Tan solo se ve un pedacito de Central Park y las calles escondidas de la ciudad mientras van en coche.

Pero en general me ha encantado, y a pesar de haber estado deseándola ver, me ha incluso sorprendido. Y lo mejor de toda la película, para mí ha sido el mensaje que quería inculcar: que la edad no sea un bache, y que de vez en cuando, no debemos negar una buena ayuda. Con que, enhorabuena. Esta película tiene mis más sinceras bendiciones.

Con que de nota final le pongo la más alta hasta ahora: un 9 raspado. Lo de “raspado” es porque no me gusta calificar por lo alto siempre, jajaja.

Y esto ha sido todo. No os perdáis esta preciosa obra neoyorquina y seguiré informándoos de más películas, libro y moda, aquí, en mi blog.

Saludos de

Rodrigo Paniagua

Escrito por

Nacido en el Madrid de 1998. Amante del cine, los libros y su ciudad. Nada como la buena música, la elegancia y vivir la vida siempre siendo uno mismo. Instagram: drigopaniagua. YouTube: Rodrigo Paniagua

4 comentarios sobre “El Becario (The Intern)

    1. Ha sido una buena película, pero también es obvio el hecho de que para dos grandes del cine como son De Niro y Hathaway, se queda corta. ¡Pero eso no quita lo divertida y entusiasta que es! Saludos 😄

      Le gusta a 1 persona

  1. Siii!! Yo también había leído un montón de críticas negativas y no entendía porque… Yo la vi y la encontré super entretenida y con bastantes toques de humor que me hicieron reír. Fantástica reseña y añado tu blog en mis favoritos jajajajaja

    ¡Nos leemos!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s