Capítulo 7, Parte 10 – La secretaria chillona

El pasillo principal estaba vacío, claramente, pero mientras yo caminaba a hurtadillas detrás de Guillermo para que no hiciese ninguna tontería, él caminaba por el corredor como si estuviese recorriendo la Pasarela Cibeles: por todo el medio, con paso firme y decidido y casi intentando llamar la atención.

—Venga, por favor –le supliqué—. Es nuestra última oportunidad para irnos, no la desperdicies.

—Tienes que arriesgar un poco más en esta vida, Olmi. Si no, ¿de qué sirve tenerla?

—Como nos pillen, el director nos crucificará.

—No sé si recuerdas –se giró hacia mí tan rápido que casi nos chocamos— que ese director es mi padre. Y a papá no le gusta mancharse las manos.

Como por arte de magia, unos chillidos entrecortados comenzaron a sonar en dirección al pasillo de profesores. Guille y yo nos miramos con ojos entrecerrados y nos dispusimos a acercarnos un poco más a la fuente del sonido. Escuchamos más pausadamente y G descubrió de quién provenía.

—Anabel está ahí dentro –dijo señalando el despacho del director.

—Joder, esta secretaría chilla por todo.

—Venga ya, tío –Guille parecía estar alucinando conmigo—. ¿De verdad crees que esos son gritos normales?

—¿A qué te refieres?

No me hizo falta ver a qué se refería, porque lo pillé al instante. Ahí dentro se estaba rodando una peli porno sin cámaras. Guille se acercó más y más a la puerta entrecerrada del despacho, dispuesto a abrirla en cuestión de segundos.

tumblr_inline_nbnu8xr0oa1sek354

—La muy lista habrá aprovechado para traerse a su novio al trabajo y se lo estarán montando sobre la mesa de mi padre por puro morbo. Ya verás cuando éste se entere de lo putilla que es Anabel…

Guille sacó su móvil del bolsillo de la chaqueta y preparó la cámara para tener una prueba que enseñarle al director. Pero entonces, al abrir un poco más la puerta entornada de forma discreta, los dos nos quedamos paralizados ante la imagen que teníamos delante: nunca había visto al novio de Anabel en persona, así que no era quién para opinar… Pero se parecía un montón al director Alcázar, en cuerpo y cara.

«Vaya con los Alcázar.

Esta vez, Anabel ha sido la encargada de envenenar la manzana del director… y de su hijo. Yo siempre pensé que Guillermo era un ligón innato, pero parece ser heredado. Por lo que veo, esta noche tan peculiar está a punto de acabar, y las sorpresas me han sabido mejor que el Moët & Chandon del 95. ¿Qué pasará ahora que nuestro Supremo sabe que a la zorra de la secretaria ahora puede llamarla “mamá”?

Con mucho aprecio pero poca fama,

DON»

Escrito por

Nacido en el Madrid de 1998. Amante del cine, los libros y su ciudad. Nada como la buena música, la elegancia y vivir la vida siempre siendo uno mismo. Instagram: drigopaniagua. YouTube: Rodrigo Paniagua

2 comentarios sobre “Capítulo 7, Parte 10 – La secretaria chillona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s