Capítulo 8, Parte 2 – Callar no es mentir

Como era de esperar, el lunes de la siguiente semana se convirtió en una rueda de prensa para las grandes estrellas invitadas de la mañana, los siete dorados del instituto, entre los que yo tenía un hueco.

Las miradas de cada uno de los alumnos del Octavo que se nos quedaba mirando, eran como el flash de la cámara de un paparazzi, lanzándonos miles de fotos para captar y retener la esencia de una gloriosa fama. Hoy, los Golden boys eran unos chicos malos.

-¿Habéis visto cómo nos miran? –suspiré algo nervioso.

-Como se nota –reprochó Izan algo engreído- que es tu primera vez.

-¿Cómo?

-Ya sabes –le defendió Emma-. La primera vez que recibes tanta atención.

-Ah, ya… Por cierto, no me habéis contado cómo os fue en comisaría.

-Fatal –comentó algo melancólica Daniela, mientras se alisaba su melena satinada con un cepillo-. Nos detuvieron a los cinco al intentar escapar de la fiesta por la salida de incendios que había dentro. Al considerarlo desacato a la autoridad, fuimos los únicos en ser esposados de todo el cotarro. Resultó de lo más humillante.

-Yo me intenté llevar unas esposas –reconoció Felipe-, pero una agente marimacho me las confiscó. Oye, ¿y vosotros dónde os metisteis mientras?

Se refería a Guille y a mí, y yo le miré asustado, sin saber qué contestar, mientras que él apenas tardó un segundo en responder sin una mísera pizca de inseguridad, como si el hecho de mentir lo considerase tradición.

-Me estaba empezando a marear un poco, y le pedí a Diego que me acompañase a dar una vuelta.

-¿Y qué tal, echasteis un buen “casquete”? –bromeó Izan-. Es coña, para ser una fiestaza, no mojó nadie.

Por supuesto que no. Señor Alcázar y Anabel. Claudia y yo.

-Es cierto que acabaste un poco mal –recordó Felipe sobre G-. ¿Te dijo algo tu padre cuando llegaste a casa?

Ahí fue cuando Guille no supo bien qué contestar. Por suerte, el timbre de comienzos de clase resonó por fuera del edificio, y tuvimos que entrar rápidamente. Salvados por la campana.

Haz click para leer la siguiente parte

Escrito por

Nacido en el Madrid de 1998. Amante del cine, los libros y su ciudad. Nada como la buena música, la elegancia y vivir la vida siempre siendo uno mismo. Instagram: drigopaniagua. YouTube: Rodrigo Paniagua

2 comentarios sobre “Capítulo 8, Parte 2 – Callar no es mentir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s