Capítulo 9, Parte 3 – Un, dos, tres… ¡Fiestón!

Felipe puso en sus estéreos Search And Destroy, de Gavlyn, mientras que los dos nos preparábamos en su casa para el fiestón más estiloso de todo Madrid. Habíamos alquilado un esmoquin para mí en Trajes Guzmán, una elegante tienda entre la calle de Serrano y la Plaza de la Independencia. Me iba a coger una corbata dorada que me llamó mucho la atención, pero antes de comprarla, F me avisó de que el dorado sólo podía llevarlo Guillermo en los eventos formales. Era una cláusula de una tal “Ley del Supremo”. No entendía nada, pero por si acaso no dije nada.

Él ya se había puesto su Ralph Lauren negro con la pajarita negra a juego mientras que yo seguía ajustándome el cinturón. La casa de Felipe del Valle era también enorme. No impresionaba tanto como la de Guille, pero desde luego que no me dejaba indiferente. Su cuarto estaba diseñado con tonos oscuros, y de no ser por su impresionante iluminación –una lámpara de araña y una ventana ENORME-, esa habitación sería un elegante y distinguido zulo.

No sabía muy bien por qué, pero algo me hacía pensar que aquella habitación tan oscura iba a juego con los más profundos pensamientos de Felipe.

tumblr_lcb6nbliru1qcidxzo1_1280

-¿De qué crees que tratará el plan de Guille?

-Nadie lo sabe, nunca se sabe. Hará o lo más obvio, o lo que menos nos esperemos, aunque estas dos posibilidades suelan ir juntas.

-¿Y nosotros estamos dentro del plan?

-Seguramente, pero no como colaboradores. Siempre somos un peón más de su ajedrez.

-Un ajedrez en el que sólo hay peones y un rey… -murmuré. Tenía que decirlo, aunque supiese que eso implicase otra charla de Felipe. Pero él tan solo sonrió y me apretó el hombro amistosamente. Cada vez me caía mejor.

-Chaval, si quieres un consejo, no te lo tomes todo a la ligera. Vives en la calle más aristocrática de Madrid, vas al colegio bilingüe más arduo y repipi, y además formas parte de la pandilla más exclusiva de la Milla de Oro. Es normal que haya impuesta una jerarquía social. Y si quieres saber un secreto, conozco a Guille desde los cuatro años. Le conozco desde mucho antes de que fuese Supremo. Y serlo te hace más infeliz que no serlo. ¿Crees que él disfruta destruyendo a toda esa gente inocente que no acata sus normas?

-Pues sí.

-Vale, quizá un poco. Pero es un buen chico, sólo hay que saber encontrar al verdadero Guillermo entre tanta mierda elitista.

-¿Por qué es así, Felipe?

-Él antes no era así. Tampoco ha sido como yo, eso es cierto, siempre ha estado pendiente de su imagen y apariencia, pero también fue bueno en su momento. El poder te cambia, aunque sea así de pequeño.

-¿Y por qué hace esto? Ya sabes, irse. ¿Es por llamar la atención de todos nosotros?

-No lo pillas, ¿verdad? –En este último comentario debí de ofenderle un poco-. No intenta llamar nuestra atención, intenta llamar la de su padre. Me caes genial, tío, eres lo más y me presentaste a Alexis. Pero hay una cosa que no pienso tolerarte, y es que nos menosprecies por ser ricos. Tendremos más pasta que los chicos con los que tú solías salir, pero eso no nos quita los problemas. Es más, entérate de una cosa: los problemas se irán agrandando cuanto más fortuna tengas.

tumblr_mi8q9vhrbi1rf1jvro1_1280

-Vaya, yo… Lo siento mucho, tío.

Ciertamente ver a Felipe tan humanizado me sorprendió, a pesar de ser el chico de la pandilla más normalito. Ahora le apreté yo el hombro a él, porque se le veía un poco frustrado mientras me dijo todo aquello.

-Está bien. Simplemente quería que supieses que no somos Kens y Barbies que van a la playa en su jet privado mientras toman el champán más caro que conozcas y que luego, no sé, dan una vuelta por la playa con sus caballos de diamantes. Somos personas, y personas más destruidas que cualquier otra.

-Tienes razón. Aunque… para esta fiesta no me obligaréis a esnifarme una raya, ¿no?

F se rio y lo negó. Seguimos preparándonos como si nada. Lo bueno de todo esto es que no salió el tema de Izan y Claudia, porque me hubiese resultado un tanto incómodo hablar de aquello. Y lo mismo podría decir de Daniela, no quería que Felipe supiese que sentía algo por ella.

-¿Dónde crees que estará ahora Guille? –dije antes de que me viera muy callado.

-De eso no te preocupes ahora –respondió Felipe ajustándose una última vez su pajarita frente al espejo-. Hoy toca divertirse. Si crees que en la fiesta VIP de Joy conociste celebrities es porque aún no has estado en esta. Ahora, tan solo piensa en divertirte y en demostrar que puedes pertenecer a la élite.

Se echó unas gotas de One Million mientras que yo me echaba el Playboy VIP que me había prestado, y salimos juntos por la puerta de su edificio, mientras la limusina nos esperaba ya junto a la acera.

Haz click para leer la siguiente parte

Escrito por

Nacido en el Madrid de 1998. Amante del cine, los libros y su ciudad. Nada como la buena música, la elegancia y vivir la vida siempre siendo uno mismo. Instagram: drigopaniagua. YouTube: Rodrigo Paniagua

2 comentarios sobre “Capítulo 9, Parte 3 – Un, dos, tres… ¡Fiestón!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s