‘Nomadland’: la película para las Almas Perdidas

¡Hola, superestrellas! ¿Cómo estáis?

He de admitir que este año, tanto en los Goya como en los Oscars, no he logrado verme el mayor número de películas nominadas posibles. Está siendo un año raro, y realmente las piezas seleccionadas tampoco han llamado del todo mi atención. Sin embargo, esta semana he ido al cine y me vi Nomadland, la cual (no sé por qué) al principio me daba un poco de pereza porque me parecía una secuela de Three Billboards Outside Ebbing, Missouri (seguramente por contar con una fotografía parecida y a la misma protagonista). Ni siquiera me vi el trailer de las pocas ganas que tenía de vérmela… Y no podía estar más equivocado.

A continuación, hablemos un poco de esta película, la mayor apuesta de los Oscars de este año.

Pero antes que nada, recordaros que podéis suscribiros al blog para nuevos posts y seguirme tanto en Instagram como en YouTube. Dicho esto… ¡Al lío!

La historia detrás de Nomadland nos puede parecer tanto triste como esperanzadora: una mujer viuda que trata de recorrerse el país a modo de vida, trabajando en puestos de corto plazo y conviviendo con una comuna de “vaneros” (conductores de caravanas). A través de estos conocemos las razones por las que muchas personas deciden unirse al “nomadismo“, la gran mayoría por la pérdida de un ser querido. Viviendo en la época en la que vivimos, tampoco haría falta esto para llegar a recapacitar sobre nuestros estilos de vida actuales. Triste pero cierto.

La dirección es Chloé Zhao es realmente impresionante, trasladándonos a una película de estilo indie pero para todos los públicos. Podría haberse hecho fácilmente aburrida, con tantos Planos Recursos y la carencia de diálogo en la mayoría de las escenas, pero algo engancha. Y ese algo es fabuloso.

También cabría añadir esta interpretación de Frances McDormand a la prolongada colección de papeles perfectamente ejecutados que lleva sobre su espalda. McDormand es una actriz realmente expresiva con la que puedes reírte y puedes llorar, siempre en su debido momento. Y en este caso, hemos dado con los dos.

Es curiosa la decisión de asignar el nombre de los personajes al de los mismos actores en gran parte de los papeles de la película. En algunos casos es porque no se trata de actores, sino de las personas reales haciendo de ellos mismos, pero se da de todo. Quizá de esa forma, se llega a empatizar más con el largometraje.

Ahora, pasando a lo que realmente caracteriza a esta película —a parte de ese guión que te deja sin habla—: los paisajes. El personaje de Ferb se mueve entre distintos climas y paraísos a lo largo de la película, mostrándonos desde panoramas fríos hasta los más desérticos del país. La paleta de colores, la sobriedad de los planos y la banda sonora que los acompaña son los tres puntos clave que hacen de esta película una obra de arte.

Y ya para acabar, recordemos qué se quiere contar con la película. Sinceramente, más o menos a la mitad de la obra, empecé a filosofar sobre cuál estaba intentando ser la trama de la película. Sí, sabemos que trata de una mujer nómada, pero ¿qué quiere decirnos realmente con eso? Y una vez acabada, llegamos a una conclusión tras la conversación final que tiene la protagonista con uno de los personajes (no spoilers): el camino es, como no podía ser de otra forma, una metáfora de cualquiera de los caminos de nuestra vida.

Dicho así suena bastante cursi, pero la película no lo es para nada, y ese es otro punto por el que vale la pena disfrutar de ella, frame a frame.

Nomadland está llena de amor, esperanza, comunidad y corazón. No es solo una historia de “supervivencia”, es la historia de todos nosotros, de cómo, de un modo u otro, recorremos solos el mundo y nos disponemos a continuar haciéndolo. Por eso y mucho más, esta película se lleva un 4,9 sobre 5.

Puntuación: 5 de 5.

¡Y ya estaría! Espero que os haya servido la reseña y os animéis a verla. Mientras tanto, podéis seguirme tanto en el blog como en mi canal de YouTube e Instagram, donde subo semanalmente contenido que a lo mejor te guste.

Nos vemos pronto,

RP

Escrito por

Nacido en el Madrid de 1998. Amante del cine, los libros y su ciudad. Nada como la buena música, la elegancia y vivir la vida siempre siendo uno mismo. Instagram: drigopaniagua. YouTube: Rodrigo Paniagua

2 comentarios sobre “‘Nomadland’: la película para las Almas Perdidas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s