La importancia del ‘aesthetic’

¡Hola, superestrellas! ¿Cómo estáis?

Llevo bastante tiempo hablando con mis amigos sobre este asunto tan curioso, al cual seguimos sin darle importancia a día de hoy, pero que está completamente insertado en nuestras vidas. ¿Qué es el aesthetic? ¿Es importante? Y en ese caso, ¿de qué manera?

Bien, empecemos comprendiendo que la palabra en sí es una mera traducción de estético al inglés. Por lo tanto, ser una persona aesthetic, o que algo sea aesthetic conlleva connotaciones positivas en cuanto a estilo y superficie. De tal manera que, aquí en 2020, cuando la imagen es más importante que nunca, resulta un factor crucial, en especial refiriéndonos a las temibles Redes Sociales.

¿Es importante? Pues cada vez más. Expliquémonos mejor. Muchísimas personas en la actualidad, en especial los jóvenes, cada vez están más amenazados por el mismísimo espectro de internet. Desde hace años, las grandes empresas tienden a stalkear tus redes sociales para saber qué tipo de persona eres, o al menos, qué tipo de persona “muestras ser”. De ahí que muchos no hayan sido contratados (pero hombre, si subes a Facebook las fotos de esa noche loca en Cabo… Te arriesgas).

A lo que quiero llegar es a que, lo queráis o no, tanto si te quieres dedicar de cara al público como si no, tu perfil de Instagram puede decir incluso más de ti que el que tienes en LinkedIn. De ahí que una estética currada y bien estructurada a lo largo de tu feed (mosaico de imágenes que se ve nada más entrar en tu perfil) te pueda servir de ayuda como una clase de portafolio en las RRSS.

Por lo tanto, aquí os traigo unos pequeños consejitos para buscar el estilo o aesthetic que más os convenga de cara al futuro.

Antes de nada, como he mencionado anteriormente, aviso de que no soy estudiante de marketing y todo lo que voy a decir a continuación parte de mi experiencia personal en el mundo transmedia, no en clases o convenciones. El post de hoy va a ser escrito lo más profesional posible, tratando de referirse a este término desde un punto de vista empresarial, y cómo no, intentando informar de la importancia de la estética en una persona que quizá quiera empezar a crear su propia imagen de cara a los medios.

También es un post dirigido a todas las personas que, por ejemplo, quieren empezarse a tomar Instagram como algo más serio de cara a su futuro profesional, ya sea como artistas o figuras públicas. Puedes echarle un vistazo a mi INSTAGRAM y si quieres escríbeme y te resolveré las dudas que tengas. Dicho esto, ¡al lío!


1. ¿CUÁL ES TU BRAND?

El primer paso es ser conscientes de por qué estamos haciendo esto. ¿Para qué necesitamos currarnos el perfil? ¿Buscamos trabajo? En ese caso, ¿de qué? ¿De actor, de abogado, de contable? Esto será imprescindible para comenzar a construir nuestra brand (o marca de imagen). Si buscamos un puesto de trabajo más serio, como por ejemplo, en un bufete de abogados, claramente deberemos tirar hacia algo que nos dé esa energía. Quizá centrarnos en imágenes con tonos más neutros y cálidos, de modo que nos haga sentir cómodos. Si somos artistas, como por ejemplo escritores, a lo mejor lo nos preocupa más no es el color, sino que nuestro perfil de Instagram esté lleno de libros y temática lectora.

Aunque el ejemplo de los colores me viene como anillo al dedo. Claramente, hasta la fuente de letra que usamos transforma nuestra marca de imagen, pero es el color lo que primero llama la atención de los que nos van a ver. De ahí que tengamos que informarnos primero de cómo funciona la psicología del color y de los significados que se adjudican al tipo de marca. Eso sí, también es obvio que deben ser colores que nos gusten a nosotros. Lo primero de todo es ser fiel a uno mismo y mostrarnos de la manera más cercana (y a la vez, estilosa) a lo que somos en persona.

En mi caso, tanto mi Instagram como mi blog y mi canal de YouTube están repletos de dorados y rojos -dos colores que me encantan y me parecen sexys y poderosos-, pero también contienen blancos y negros, y por lo general las imágenes están poco saturadas. Esto se debe a que me resulta mucho más elegante y misterioso, lo cual también es un tipo de aesthetic que personalmente me llama mucho la atención. Uso la fuente Didot normalmente ya que me resulta sofisticada y formal a la vez.


2. ¿QUIÉN TE INSPIRA?

Ser original es de las cosas más difíciles, hablando creativamente. Todo lo que piensas que es nuevo… seguramente no lo sea. Por lo tanto, una buena manera de encontrar nuestro aesthetic perfecto es mediante referentes. Volviendo al ejemplo de abogado, ¿qué buen referente podríamos tener? Claramente, la estética limpia y azulada de la serie Suits. El estilo de Harvey Specter es impoluto, elegante y de clase alta, por lo cual, que sigas su ejemplo en cuanto a imagen podría llevarte muy lejos a largo plazo. Puedes fijarte tanto en actores, como en futbolistas, como en cualquier clase de figura pública o incluso en personajes de series y películas que te resulten atractivos.

En mi caso, suelo tener como referentes de estilo a los personajes de Chuck Bass (Gossip Girl) y Lucifer Morningstar (Lucifer), dándole a veces tintes sexys como en ‘365 Days’ (una peli que solo se salvaría por la estética) o un estilo más campestre en plan ‘Call Me By Your Name’ en verano. Este último año, que he estado viviendo en Nueva York, me he dejado llevar más por el glamour cinematográfico de las calles.


3. ¿DÓNDE PUEDES ENCONTRARTE?

La manera más sencilla -que además, usa todo el mundo- para encontrar el aesthetic que queremos es investigando a través de Pinterest o Tumblr, dos plataformas mucho más artísticas en cuanto a tipo de publicaciones, que además nos pueden aportar todo tipo de información sobre lo que estemos buscando e irse adaptando a lo que queremos. Otra forma también igual de sencilla es buscar el nombre de algún personaje ficticio en Google Images y poner ‘aesthetic‘ tras su nombre antes de darle a Buscar. Aunque seguramente te aparezcan la mayoría de fotos procedentes de Pinterest, por lo que sería dar vueltas sobre el mismo árbol. Una vez hayas encontrado tu inspiración… Es hora de que te conviertas en la tuya propia.


En conclusión, el aesthetic consiste en una técnica artística para lograr un efecto positivo en la presencia personal a través del social media. En palabras menos técnicas, resulta de gran utilidad para que la gente logre reconocerte de manera más clara y cercana a través de redes sociales, mediante el uso de unos colores exactos, un estilo de fotografía o bien un ambiente en el que se centren tus imágenes y demás.

¡Y ya estaría! Espero que os haya gustado, si es así podéis darle a like y echarle un vistazo a mi canal de YouTube, con nuevos videos cada domingo.

¡Nos vemos!

RP

Escrito por

Nacido en el Madrid de 1998. Amante del cine, los libros y su ciudad. Nada como la buena música, la elegancia y vivir la vida siempre siendo uno mismo. Instagram: drigopaniagua. YouTube: Rodrigo Paniagua

Un comentario sobre “La importancia del ‘aesthetic’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s